...

Síguenos a través de las Redes Sociales y conoce de primera mano las novedades relacionadas con el Jardín Botánico de la Rioja.
Esta Web ha sido optimizada para navegar correctamente en Chrome y Firefox. Si utiliza Internet Explorer podría visualizar problemas gráficos ajenos a nosotros.

Zona IV | La Laguna. Fantasía en un Jardín Botánico

Dejamos atrás La Rosaleda y entramos en este universo de fantasía elaborado con esmero para empaparnos de ciencia y vida. 

Arcos de cotoneáster enmarcan los bulbos tras los bancos de granito, bien sean de invierno (narcisos, tulipanes, jacintos…) ó verano (dalias, gladiolos,…) siempre hay una pincelada de color en estos lares, incluso el calocedro (Calocedrus decurrens) tiene mixtura verde y amarilla. Aquí se hace presente la colección de bonsáis que se completa más adelante. 

La galante sofora (Sophora japónica) inclina sus ramas casi hasta el suelo al despedirnos de este caprichoso rincón. 
Los tilos (Tilia spp.) pasan desapercibidos frente al majestuoso porte de la secuoya gigante (Sequoiadendron giganteum) pariente cercano de las famosas secuoyas.
Si hay un pino elegante lo acaba de encontrar pues se trata del pino llorón del Himalaya (Pinus wallichiana) con sus piñas enormes y colgantes justo antes de encontrar el agua y sus plantas acuáticas.
No deje que ello le distraiga lo suficiente como para no percibir algo pequeño y naciente: los cinco géneros de orquídeas descubiertos de forma natural en este mágico Botánico y traídas en invierno para que puedan disfrutarlas.
La isla de los lagos le recuerda que un laurel (Laurus nobilis) es símbolo y materia, cocina y espíritu. Entre los chorros que los alimentan espera paciente un Caqui (Dyospiros kaki) que colgará sus frutos naranjas incluso en tiempo de nieve.
Al retomar el camino no se sorprenda si un ser inmenso y chino le indica sutilmente el camino a seguir. Ah! y no se pierda entre los abetos de Navidad (Picea abies) que le rodean.
Ahora es el momento de la Ciencia y el Cambio Climático, con información sobre los “sumideros de CO2” que tienen su papel en nuestro mundo. Así que es aconsejable leer con atención y pensar.
Ahora conviene asomarse a una ventana como puede ser “el mirador” desde donde percibir el mestizaje entre este Botánico y el entorno rural y agrario. Algo muy poco frecuente, créame.
Siga entre el mosaico de nandinas rojas y lavandas azules para descender luego (atención al avellano turco (Corylus columna) y las envolturas de las avellanas) por la sombra de las tuyas gigantes (Thuja gigantea) que, por el otro lado, antes acompañaron también el descenso en La Rosaleda.

  • Calocedro (Calocedrus decurrens)
  • Sofora (Sophora japónica)
  • Tilo (Tilia spp.)
  • Secuoya gigante (Sequoiadendron giganteum)
  • Pino llorón del Himalaya (Pinus wallichiana)
  • Caqui (Dyospiros kaki)
  • Abetos de Navidad (Picea abies)
  • Avellano turco (Corylus columna)
  • Tuya gigante (Thuja gigantea)

Nota: Al hacer clic sobre las fotografías podrá visualizarlas a pantalla completa. Así mismo, estando en modo pantalla completa, podrá pasar una a una las imágenes que aparecen en esta sección. Para volver a esta página, sólo tiene que pulsar Esc o hacer clic en la X que aparece en la parte superior derecha del modo pantalla completa. 

La foto aérea pertenece a Juan Ignacio del Rey ©2010